• Sábado, Julio 10, 2010

Risaralda a diferencia de otros departamentos goza de una relativa estabilidad sanitaria y por tanto autoridades, gremios y productores trabajan para evitar la propagación de las plagas que atacan principalmente los cultivos de café, plátano, algunos frutales, caña y lo más reciente, la aparición del picudo del chontaduro que tiene en alerta a los productores locales y del Chocó.

Claudia Castaño Montoya, gerente seccional del ICA, indica que todas las labores ejercidas por la entidad en materia sanitaria cuentan con el respaldo de las autoridades locales, así como el acompañamiento de cada uno de los gremios y productores.
En algunos casos, las enfermedades se presentan porque no existen los controles adecuados ni las prácticas culturales sugeridas y la recomendación en la mayoría de los casos es la erradicación de cultivos.
Según Castaño Montoya, los problemas más fuertes en materia sanitaria además del chontaduro se presentan con el café, el mayor área de cultivo del departamento con 54.645 hectáreas y relacionados con broca y roya. Le siguen el moko de plátano.

Picudo
La reciente aparición del picudo en plantaciones de chontaduro de Pueblo Rico y Tadó -Chocó- generó alarma entre autoridades y productores, ya que los cultivos no son tecnificados. Su aparición se estima lleva unos 10 meses, sin embargo, como las plantaciones no recibe manejo continuo ni control se facilitó la propagación del insecto que genera daños en el tallo, las palmas.
En total son unos 150 productores afectados y unas 446 hectáreas asociadas con otras especies como cacao, bananito y palma chonta entre otras especies en Pueblo Rico y en Mistrató generando una reducción de la cosecha menor o traviesa que se recogió entre marzo y junio en cerca del 40%, lo que genera un problema social, ya que en su mayoría los productores son pequeños.
Los diagnósticos muestran el marchitamiento y la debilidad de las palmas por la acción del insecto.
El ICA autoridad sanitaria, los gremios y entidades agrícolas definieron dos acciones:
1.- Atacar el problema a través de trampas de captura.
2.- Erradicar buena parte del cultivo afectado y el repoblamiento de las plantaciones esta vez basados en un manejo tecnificado.

Broca del café
Este es uno de los problemas más fuertes en materia sanitaria en Risaralda. De acuerdo con el ICA, los niveles de infestación se encuentran en el 4,9%, los altos niveles en buena medida obedecen al cambio del clima pero adicionalmente a que se bajó la guardia en las labores culturales en el manejo de los cultivos.
También jugó un papel importante la reducción de la cosecha que bajó el ingreso de los productores que no pudieron asumir los costos de prácticas como las recolecciones sanitarias luego de las cosechas.
De allí que en asocio con los comités de cafeteros se adelantan campañas de control a través de días de campo para sensibilizar a los productores frente a las labores de control.

Caña Panelera
Por las prácticas de recolección de ‘entresaque’, es decir, que cortan la caña pintona y madura y dejan el resto en el predio, se presentan problemas sanitarios sectorizados en Mistrató, Pueblo Rico y Guática especialmente y que afecta económicamente la producción.
Uno de ellos el salibazo de la caña plaga -insecto- que no admite el control químico sino las prácticas culturales como el deshoje de las plantaciones.
Otra que está presente en todas las áreas de caña del Departamento en porcentajes muy altos es la diatrea o barrenador del tallo con infestaciones que van del 15 al 35%. En asocio con Fedepanela se trabaja en su control a través de agentes biológicos como avispas y moscas, para minimizar el impacto de la plaga.

FUENTE: http://www.latarde.com/index.php?option=com_jumi&fileid=1&idnota=28432

Puede seguir las entradas a estos comentarios a traves de RSS 2.0. Puede dejar su comentario, o seguirlo desde su propio sitio.
Deje un comentario